info@elviragestaltbacares.com  |   +34 650 433 770  |  

Imagen con triángulos en colores azules como el logo


Terapias


Las crisis familiares son oportunidades para reorganizarse en los cambios que el grupo necesita. Reconocer e integrar las diferencias y dar el valor que cada uno de los componentes aporta al sistema familiar es el objetivo de la terapia familiar. El terapeuta familiar es un facilitador de la comunicación y el entendimiento entre sus miembros, para que el grupo pueda seguir autorregulándose y desarrollándose.
Los niños: a menudo canalizan las desavenencias familiares y producen síntomas o conductas que captan nuestra atención sin que lleguemos a entender determinados comportamientos del niño/@. Ellos por si solos no saben enfrentar las emociones tales, como la ira, el miedo, la tristeza, la ansiedad etc. La terapia enseña al niño/@ a elaborar el conflicto dándole herramientas expresivas, como el dibujo, el juego, los cuentos, la música etc. que facilitan al niño/@ afrontar sus emociones y madurar en su conducta.
Adolescentes: La adolescencia es uno de los periodos donde más cambios sufre el niño, que pasa a una especie de “tierra de nadie” donde ni es niño, ni es adulto. Es una etapa donde se va separando más del grupo familiar, para entrar en las llamadas “tribus” indentitarías, en donde el adolescente se siente más reconocido y comprendido. Esto añadido a los importantes cambios físicos, hace que algunos adolescentes entre en una etapa conflictiva con sus padres y desarrollen conductas de excesiva confrontación. El terapeuta acompaña al adolescente ayudándole a entender estos procesos de cambio y de evolución en su desarrollo.
Las relaciones de pareja se tornan a veces complejas y difíciles en la convivencia, muchos son los problemas que llevan a una pareja a solicitar ayuda de un “mediador o terapeuta” . Los celos, la competencia, problemas con la familia de uno de cónyuges, desacuerdos con la educación de los hijos, falta de deseo etc.